Los afectados de la incineradora buscan consenso para encontrar solución a los malos olores

24/09/2006

Celebrarán un encuentro al que estarán invitados afectados, Ayuntamiento de Almaraz y representantes de la empresa El objetivo también es sensibilizar al resto de la región.
Los integrantes de la plataforma de vecinos afectados por los malos olores que desprende la Planta de Tratamiento de residuos cárnicos de Almaraz -más conocida como incineradora- continúan buscando soluciones a un problema que parece no cesar nunca. En esta ocasión apuestan por buscar consenso entre todas las partes implicadas (Ayuntamiento de Almaraz, responsables de la empresa, representantes municipales de la zona y afectados en general) a fin de que cesen «estos perjuicios medioambientales».

En este sentido en breve convocarán un nuevo encuentro en el que darán cuenta de las últimas acciones emprendidas y al que se pretende que asistan el mayor número posible de alcaldes de la comarca, a la vez que concienciar al resto de la región de la problemática que están sufriendo «para que las personas u organismos que tengan competencia para poder solucionarlo puedan sensibilizarse».

Perjuicios sanitarios

En una nota de prensa el alcalde de Belvís de Monroy, Salustiano Martín, informa de las gestiones realizadas durante las últimas semanas en representación de los afectados, aclarando que no persiguen que esta industria desaparezca, sino que continue funcionando «sin causar perjuicios ambientales, sanitarios o económicos a las personas que deben convivir con esta actividad».

Por otro lado recuerda que ya se han llevado a cabo las acciones que aprobaron en la última reunión, celebrada el 14 del presente mes. En la misma se acordó dar cuenta de la situación al presidente autonómico Juan Carlos Rodríguez Ibarra y solicitar audiencia con el consejero de Sanidad y Consumo, Guillermo Fernández Vara, a quién informarían de «los malos olores que producen malestar, problemas respiratorios, alteraciones psicológicas, afectan al bienestar y a la calidad de vida de las personas e incluso perjuicios económicos a comerciantes e industriales de la zona», como es el caso de un hotel cercano que desde que se abrió la polémica industria ha registrado pérdidas millonarias.

Compromisos por cumplir

También recuerda que continuan esperando a que el director general de Medio Ambiente, Guillermo Crespo, adopte las medidas correctoras prometidas en su día. «Me mostré esperanzado ante las promesas que me manifestó. Dijo que se tomarían las medidas necesarias para corregir los malos olores, si bien mostré mi sorpresa porque recientemente se había realizado una inspección en la planta incineradora pero la empresa había sido avisada previamente y este no es el procedimiento más adecuado para corregir las deficiencias que se están produciendo», manifiesta el alcalde belviso. De igual forma asegura que su homónima almaraceña, Sabina Hernández, también se había comprometido a tomar medidas para solucionar el problema de los malos olores.

Para concluir insiste en la necesidad de resolver esta situación con prontitud, toda vez que estaría causando «una situación de alarma social» entre los vecinos de los municipios cercanos a la instalación.

Leído en Diario Hoy de Extremadura.

Deja un comentario