Periodo romano

Casa del Mitreo

Casa del Mitreo

El catálogo de asentamientos romanos dispersos por la comarca del Campo Arañuelo, la Jara cacereña y Los ibores supera ya el centenar de localizaciones, en su mayoría pequeñas explotaciones rurales, muchas  de las cuales acabarían conectadas a grandes “fundus” (fincas) que englobarían una segunda categoría de espacios de explotación, equivalente al término latino de “villae” (grandes construcciones domésticas rurales), muy similares a los actuales cortijos.

Estas últimas son fáciles de identificar debido a los materiales empleados en la construcción, decoración, calidad de sus enseres, y porque su ubicación se asocia normalmente a las mejores tierras.

Periodo romano. Jarro.

Periodo romano. Jarro.

Un claro exponente de lo dicho lo tenemos en el paraje de las Viñas del Montecillo, dónde en poca extensión de terreno se proyectaron tres “villae”: Fuente del Toro, El Pino y el Olivar del Centeno, con un lujoso programa decorativo que se plasmó en la realización de mosaicos de temática naturalista y geométricos.

El desarrollo más espectacular corresponde al Olivar del Centeno, donde encontramos una representación del dios Baco montado sobre una carroza tirada por tigres, a varios retratos de la familia de los propietarios, incluyendo al dueño personalizado en la figura de Sileno, y escenas de caza a caballo.

Periodo romano. Vaso de Terra sigillata hispánica. Necrópolis Cañada de los Judíos

Periodo romano. Vaso de Terra sigillata hispánica. Necrópolis Cañada de los Judíos

Los mejores ejemplos de esta arquitectura sin embargo se han documentado en los alrededores del pantano de Valdecañas, donde los ascensos y descensos del pantano anuales de las aguas han terminado por descubrir cinco estructuras completas de viviendas con sus respectivas áreas de trabajo, almacenes, establos, graneros, necrópolis, etc…, gracias a las cuales  podemos hacernos una idea bastante clara de cómo era la vivienda familiar, el rango social de sus propietarios y sus ocupaciones.

Periodo romano. Mosaico de el Olivar del Centeno.Siglo III DC

Periodo romano. Mosaico de el Olivar del Centeno. Siglo III DC

El plano de una de estas villas rústicas ofrece una distribución característica de la casa romana. Esta se halla orientada hacia el interior, casi sin ventanas y distribuida en torno a un patio interior (peristilium), sostenido por pilares o columnas que delimitan un corredor circundante al cual se abren las habitaciones (cubiculae), muchas de las cuales constituían espacios especializados. El “tablinum” es la habitación del “pater”, su despacho y el archivo de la familia y en el recibe a los clientes, amigos y allegados.

Periodo romano. Lucerna con imagen de Victoria Alada

Periodo romano. Lucerna con imagen de Victoria Alada

A ambos lados suelen abrirse dos habitaciones de tamaño variable. Una de ellas es el “triclinio” o comedor familiar; la otra puede ser un segundo “triclinio” o bien un “oecus” o una sala de recepciones. Si las casas  eran lujosas se completaban con otras dependencias tales como la biblioteca, cocina, letrinas e incluso baños, sin faltar en muchos casos un pequeño jardín o huerto.

Periodo romano. Ungüentario

Periodo romano. Ungüentario

Un conjunto que llega a dar la impresión de una aldea, debido a la concentración de edificios e la Cañada de los Judíos (El Gordo). Destaca de la casa del propietario que tuvo las paredes recubiertas de estucos pintados imitando el mármol, un conjunto de 5 hornos destinados a cocción de cerámicas, a la fundición y dos pantanos construidos en los arroyos de Naciados y de Las Provincias para abastecer a todos el complejo.

También merece la pena destacar  la villa de Rocamador (Almaraz), dónde se localizó una estructura subterránea con varios arquitos pertenecientes al “praefurnium” de un horno; la villa de Ladrillares (Peraleda de la Mata), que mantuvo un complejo de hornos con parte de su estructura intacta; la villa de La Mata en (Berrocalejo), con pavimentos y lagares de opus signum destinados a pisar la uva; la villa de la Jarilla (Casas de Belvís) con una estructura de tipo horreum o depósito para conservar el grano y la villa del Chorrero (Bohonal de Ibor) con estructuras absidiadas.

Periodo romano. Botella

Periodo romano. Botella

La calzada romana (itinerario XXV de Antonino) que comunicaba Emérita Augusta (Mérida) con Caesaraugusta (Zaragoza), pasaba muy cerca de aquí (concretamente por la zona de “El Pino” y “Las Viñas”) y cruzaba el Río Tajo por Almaraz, en sus cercanías se encontraban diversos asentamientos.

De estos asentamientos han aparecido  restos en el entorno de Las Casas, junto a la antigua calzada romana y en la base de sus cerros hay tierras fértiles idóneas para el cultivo de cereales, frutales y viñas, aprovechando para su riego los arroyos de la zona.

Periodo romano. Puntas de lanza

Periodo romano. Puntas de lanza

Estas eran construcciones asociadas al uso de la calzada romana como posadas, y también edificaciones propias del uso agrícola (es frecuente el hallazgo de molinos de piedra para uso doméstico) como la villa que apareció,  y que fue excavada en el término municipal de Millanes de la Mata en el “olivar del centeno”, en este asentamiento aparecieron bellos mosaicos (hoy en el museo de Cáceres), uno de ellos representando la caza de un jabalí a caballo.

Periodo romano. Mosaico de el Olivar del Centeno. La cacería

Periodo romano Mosaico de el Olivar del Centeno. La cacería

Existe un miliario que confirma el paso de la calzada romana por el lugar. Cerca de Las Casas hay restos de asentamientos romanos:

La Jarilla.-  al sureste de Casas de Belvís, sobre la cima de un cerro antes de descender hacia el Tajo, abundan los restos de un asentamiento rural romano,con muros y materiales derrumbados. Las monedas aparecidas corresponden a Majencio y Constantino (inicios del siglo IV d.C.).

Punta del Arroyo de la Mata.- en la ribera del pantano se halla un asentamiento romano, con necrópolis incluida. Esta última se caracteriza por la presencia de tumbas construidas a base de aparejo irregular con cubiertas de losas; así como otras excavadas en la roca, donde aparecieron restos de cerámica.

Periodo romano. Exvoto romano

Periodo romano. Exvoto romano

Los Molinillos.- cerca de la fuente del mismo nombre, en 1980, un labrador arrancó con el arado varios metros de pavimento de una construcción romana, tégulas y una inscripción votiva.

Arroyo de la Machacona.- en esta finca del Marqués de la Romana, junto al arroyo y en la ladera de un cerro, se  acumúlan cascotes en varias majaneras, correspondientes a un asentamiento rural de escasa entidad. Se identifica por los materiales, sillares y piedras de molino circulares romanos.

Olivar de Pedro Mentira.- cerca de Casas de Belvís, en la zona de contacto entre el granito y  la llanura, surgieron unas edificaciones cuyos moradores complementaban la actividad minera (como se demuestra por el plomo existente en el cerro inmediato) con la agropecuaria. Las monedas encontradas corresponden a Constantino y Honorio.

Periodo romano. Exvoto romano.Toro

Periodo romano. Exvoto romano.Toro

El Pino.- situado en una de las mejores tierras del Campo Arañuelo, bien regadas por fuentes y arroyos. Debido a ello, surgió un asentamiento romano que pudo adquirir, por su extensión y variedad, el rango de vicus. Se conservan dentro de las estructuras muros diversos (con argamasa o sinella). que delimitan pavimentos de mosaicos con decoración geométrica.La cerámica es variada, aunque predomina la sigillata hispánica y diferentes tipos de la denominada “cerámica clara”.

Las Viñas.- de aquí se conocía una columna miliaria y un solar en que se encuentran gran cantidad de materiales constructivos romanos. La urbanización de la zona ha modificado el yacimiento.

Fuente del Toro.- en la zona de las Casas de Belvís. Posee gran cantidad de restos apreciables en superficie, removidos y rodados. También hay mosaicos  geométricos bajo el suelo; y se conoce el hallazgo de un sarcófago cerca de la charca, así como de una inscripción que ahora ocupa el dintel de un corral cercano. Para finalizar con este apartado, es sabido que, con el transcurrir  del tiempo, los sucesivos vecinos de Las Casas han ido acarreando desde esas villas romanas numerosos materiales, que han empleado en diversas construcciones: como los sillares y estelas empotrados en los muros de varias viviendas, unas con inscripciones y otras con bustos en bajorrelieve (muy conocida una de éstas).

Deja un comentario