Periodo árabe

El año 711 y la derrota de las huestes de Don Rodrigo, marca el final de la monarquía visigoda y la llegada a la península de los musulmanes. La rápida conquista e incorporación de tierras a sus dominios modificó por completo el mapa, de poblamiento en la zona, pues este se verá obligado a abandonar una extensa franja entre el Tajo y el Tiétar, donde se establece una barrera de seguridad, la llamada Marca (frontera) Media del Tajo o Al Tagr al Awsat.Cerámica-común

La capital de esta región o Kora será la Medina  Al-balat de las fuentes árabes, cuya posición estratégica, en uno de los escasos vados del río Tajo, la convirtió en un punto de conflictividad especial que justificaría las disputas que por su control sostuvieron a lo largo de la Edad Media cristianos  y musulmanes; estos últimos fundadores de la misma, la amurallaron fuertemente y la utilizaron como  base de sus razzias  o expediciones en las tierras de “la marca o Extremadura” que por entonces fluctuaba entre el Duero y el Tajo.

Su apogeo lo alcanzaría en el siglo X, cuando su recinto se transforma en  una fortaleza defendida por murallas y torreones (de los que apenas quedan un par de ellos en buen estado).

Hacia el año 1084 pasó a poder de los cristianos en un momento en que el Rey Alfonso VI presionaba sobre Talavera de la Reina y Toledo, pero 30 años más tarde caería de nuevo en poder del imperio Almorávide, que la retiene hasta el año 1142, año en que los abulenses la conquistan y destruyen, aprovechando el sitio y asalto de Coria por Alfonso VII.

Unos años más tarde, en 1189 aparece repoblada y temporalmente concedida a una naciente Orden Militar de Trujillo, que la perdería en 1195, cuando los almohades empujaron de nuevo a los cristianos hacia el norte, que volverán para recuperarla definitivamente con Fernando III.

Puntas-de-flecha-Canchera-de-la-Atalaya-y-AlijaRecientemente se descubrió una necrópolis, un conjunto de sencillas fosas delimitadas y cubiertas por lajas de pizarras, donde el investigador  M. Ocaña encontró un epitafio en 1945 dedicado a “Ibrahin ben Ahmad”.

Al-balat es sin embargo la cabeza de un sistema defensivo, entramado de aldeas y castillos que tiene su origen en las luchas por el dominio y control de rebeliones internas sofocadas por Abd al Rahman III anNasir, entre los siglos IX y X, donde según las fuentes interviene sobre los castillos de las fronteras, destituyendo por ejemplo, al alcalde de la fortaleza de Alisa (castillo de Alija)Wakib.Sabrun, hijo de Sabrun b. Sabib.

El sistema de vigilancia a la vista de los datos proporcionados por los datos arqueológicos, se articulaba a partir del río Tajo, con dos líneas de defensa reconocidas. La primera comprendida entre la ciudadela de Vascos y el iqlim de Al-Balat; abarcaría:Conteras-de-puñales-Cañada-de-los-judíos-el-Gordo

El castillo de Castros (Villar del Pedroso), Espejel (Valdelacasa de Tajo), Peñaflor (Berrocalejo), Alija (Peraleda de San Román), La Muralla y Peña Castillo (Valdehúncar), Castillo del Boxe (Almaraz) y Al-Balat.

El segundo cinturón lo forman asentamientos de lo más diverso en cuanto a tipología, que van desde el Castillo de El Marco (Carrascalejo), con una portada rematada por un arco de herradura flanqueado por dos torres, a simples fortificaciones de planta cuadrada del tipo de Castillejo (Valdelacasa), Atalaya (Peraleda de San Román), Castil Oreja (Higuera) o estructuras más complejas como el propio castillo de Miravete.

Cerámica-verde-manganeso-alija-en-peraleda-de-san-románEl material arqueológico recogido que lo representa no es tan diverso como en épocas anteriores, destacando un tesorillo de dirhams de plata y feluses de cobre acuñados en época de Abd-al-Rahman II (792 – 852 D.C.), hallado en una construcción cercana a la Cañada de los Judíos. Otros hallazgos sueltos de este tipo se han identificado en algunos asentamientos rurales que se resisten a desaparecer, junto a cerámicas comunes de color caolín identificadas por series de acanaladuras, cerámicas con engobes vidriados, armaduras de flechas y algunos implementos decorativos de la vestimenta.

Deja un comentario