Comunicaciones

Calzadas romanas

Calzadas romanas

En el capítulo de las comunicaciones este sector de la Lusitania desempeñó un papel fundamental, pues los caminos que discurrían hacia el centro de la Meseta, se veían obligados a rodear el macizo de las Villuercas y abrirse paso a través del Campo Arañuelo.

Torre de una mansio romana cerca de Emerita Augusta

Torre de una mansio romana cerca de Emerita Augusta

Augustóbriga una vez más se reveló como un punto clave, al quedar incluida como mansio (lugar de hospedaje y descanso) en los itinerarios de la época. Se la cita en el Anónimo de Rávena – una copia del siglo VIII – y en el itinerario XXV de Antonino – del siglo II – con el título de Alivditer ab EmeritaCaesaravgvsta (Mérida – Zaragoza), las dos ciudades de cabecera que unía dicha vía.

El trazado real de la calzada es sin embargo mucho más problemático, pues apenas se han conservado huellas o señales miliarias (postes que marcaban las distancias) por las que trazar exactamente el camino, si bien con los escasos datos disponibles los historiadores han logrado fijar gran parte de ese trazado. Situando el punto de partida en Emerita (Mérida), sabemos que pasaba por Turcalion  (Trujillo) y el puerto de Miravete, llegando hasta Al-Balat, dónde hemos documentado en la pizarra profundas huellas de el paso de carros con un eje de 106 cm. , coincidentes por ejemplo con los que aún se aprecian en ciudades del mundo antiguo. A continuación atravesaba el río por el vado o por un puente que al parecer existió en el mismo lugar dónde se levanta el del emperador Carlos, enderezando camino por Almaraz hacia El Pino, donde encontramos otro miliario. En buena lógica la calzada esquiva el berrocal siguiendo más o menos el recorrido de la carretera nacional antigua, hasta desembocar en el arroyo de Santa María de la Mata, bifurcándose a partir de aquí en varias direcciones; un carril se dirige a hacia el norte, por donde mucho más tarde se adentraría la cañada de la Mesta, mientras que la vía principal progresaría hacia el oeste en dirección a Valparaíso, donde tenemos documentado otro miliario.

Calzada romana en Mérida

Calzada romana en Mérida

A partir de aquí el camino se vuelve más confuso, pero la existencia de Avgvstobriga como mansio en los itinerarios nos hace pensar en que la calzada tomaba un desvío hacia el seguro paso de Peñaflor, donde a los restos de pavimento que aún puede contemplarse, hay que unir la existencia de otro miliario dedicado a al emperador  Maximiano (286 – 305 d.C.)marcando distancia con Caesarobriga (Talavera de la Reina), y un puente de 6 arcos, 111 metros de longitud y 36 metros de altura que constituye una de las obras de ingeniería más importantes de la edilicia romana en Extremadura. Se le conoce como Puente del Conde, porque fue el Conde de las Mirandas quien lo reconstruye y aprovecha como paso de las cabañas ganaderas, hasta que en  la Guerra de la Independencia  fue volado el arco principal y queda fuera de uso. Actualmente se halla sumergido bajo la cota del pantano de Valdecañas.

Otros investigadores  apuntan la existencia de otra vía desgajada de la Vía de la Plata que atravesando La Bazagona se une a la calzada principal a la altura de Navalmoral de la Mata.

Deja un comentario