Rollo de justicia de Belvís de Monroy

Rollo de justicia en Belvís de Monroy

Rollo de justicia en Belvís de Monroy

El rollo de justicia de Belvís de Monroy:

Construcción en granito del Siglo XVI, ubicado en la plaza del pueblo y frente a la antigua Casa Consistorial. De estilo gótico,consta de una escalinata con cuatro peldaños, el cuerpo está formado está por un fuste octogonal de ocho elementos rematado por un obelisco. Entre éste y el fuste hay otro elemento con tres figuras salientes talladas que se suponen son cabezas de jabalíes (hay opiniones que sustentan que son imágenes de verracos como la antigua iconografía vetona).

Función de los rollos o picotas de justicia:

La pena de exhibición en la picota aparece prevista en pleno siglo XIII en las Partidas de Alfonso X el Sabio, considerándola como la última de las penas leves destinada a los delincuentes para su deshonra y castigo.

Es clara la función de la picota en las sociedades de los siglos XIII y siguientes como elemento que servía de exposición a la vergüenza pública, para azotar a los malhechores y para mutilar o ejecutar a los sentenciados y para exponer sus restos cuando la sentencia era de descuartizamiento y exposición.

Detalle del rollo de justicia de Belvís de Monroy

Detalle del rollo de justicia de Belvís de Monroy

Una de las características básicas del rollo es que debía erigirse previa autorización real y aparece en la creación de villas,apareciendo en las escrituras fundacionales como registro de carácter fundamental, el levantamiento del rollo.

Una vez realizada la concesión real otorgada mediante documento público, el monarca delegaba en un juez, que reunía a las autoridades y vecinos del Concejo, dando solemne lectura a la Célula Real y se nombraba alcalde, justicias, y demás cargos públicos de requerimiento vecinal, designando los lugares públicos, y procediendo al deslinde y amojonamiento del terreno del término, propio de la nueva villa, con asistencia e intervención de los pueblos colindantes. Posteriormente se realizaba al alzamiento de los símbolos de la justicia entre los que se encontraba las picotas y rollos de justicia.

Las picotas y rollos se erigían en las plazas mayores ante la Casa del Concejo, y son monumentos, que por los cambios culturales de la sociedad son irrepetibles, por lo que entendemos que se debe fomentar su conservación, su rehabilitación y consolidación.

En la concesión de villazgos, eximiendo a las aldeas de su anterior jurisdicción, y previa prestación por parte del lugar de algún servicio, normalmente de carácter pecuniario, se nombraban justicias, se revisaban los pesos y medidas, se amojonaba el término, y sé mandaba levantar un rollo y picota, con sus gráficos y cuchillos, ordenando que se pusiera en sitio. En las concesiones de cambio de jurisdicción de las villas que lo realizaban, se daba poder, autoridad y facultad para poder poner picota, horca, cárcel y demás insignias de justicia.

 

Rollo de justicia en Belvís de Monroy_2

Rollo de justicia en Belvís de Monroy_2

La heráldica viene determinada por el carácter simbólico del rollo como expresión de la categoría de la villa y que se complementaba con el escudo del señor que ejercía la jurisdicción. Los adornos del rollo mostraban su carácter jurisdiccional, con escudos del señorío, de la villa etc. Los complementos de la picota tenían carácter penal, cadenas, grilletes, garfios etc.

El alzamiento del rollo o picota, era una ceremonia solemne y por ello, el monumento normalmente se preparaba de antemano o se levantaba una monumento provisional generalmente de madera como eventual picota mientras se procedía a su construcción definitiva.

Los materiales con los que se construían estos monumentos eran variados, empleándose la madera, el mármol, el yeso o el, pero el material más empleado para darle una solidez duradera era la piedra de todo tipo, granito, pizarra, arenisca, etc., que correspondía a los materiales del entorno y del lugar.

Los accesorios penales que aparecen en las picotas y que forman parte de la misma eran, cadenas, grilletes, garfios, argollas, jaulas, o los amenazantes cuchillos, que se colocaban en lo alto de la picota, otras veces se labraban en la propia piedra con motivo ornamental, sin posible uso pero para determinar el carácter penal del monumento.

 

Deja un comentario