La Ermita del Berrocal

Ermita del Berrocal vista desde el camino al convento

Ermita del Berrocal vista desde el camino al convento

Próximo al convento de San Francisco se alza la ermita de Nuestra Señora del Berrocal; su construcción es difícil de datar, debido a la modestia con que fue concebido el edificio y a las continuas remodelaciones que ha sufrido, sólo podemos decir que existía en el siglo XV, pues en ella se recogieron los frailes franciscanos en un paso previo a la fundación del convento.

Imagen de la Virgen del Berrocal

Imagen de la Virgen del Berrocal

Cuenta la tradición, que el edificio se levantó en el lugar del hallazgo de una Virgen negra a la que atribuyeron varios milagros, sin embargo la imagen que hoy se halla en el interior es una talla policromada realiza en piedra de la Virgen con el niño en los brazos, que debe datar del principios del siglo XV, a juzgar por la posición arqueada de la virgen, sus facciones, el movimiento del niño hacia la cara de la madre, etc. Aunque hoy se accede a su interior a través de un arco de medio punto situado en un lateral, la entrada original se realizaba por otro arco ojival al fondo de la nave.

Pinturas de la bóveda del camarín de la Virgen

Pinturas de la bóveda del camarín de la Virgen

Sobre el ábside, el detalle decorativo más importante de la ermita lo constituye un fresco de finales del barroco que representa de nuevo la Virgen y el Niño.

Desde allí podemos contemplar una bella panorámica: el embalse de Valdecañas, las riveras del Tajo y las sierras que lo rodean, la dehesa de encina y retama, la Jarilla…

Vista del pantano de Valdecañas

Vista del pantano de Valdecañas

El origen de esta ermita es muy remoto, tal vez del siglo XIII, lo que es difícil de constatar por las numerosas modificaciones que el edificio ha sufrido a lo largo de su historia. La tradición asegura que la ermita del Berrocal tuvo su origen en tiempos remotos, cuando cayó sobre la comarca una enorme pedrisca que asoló los campos y las cosechas, respetando las tierras de Belvís, por lo que aquellos antiguos  “belvisos” levantaron una ermita en el lugar en que hoy se halla, por haber sido encontrada allí la imagen de una virgen negra, a la que atribuyeron el milagro.

Interior de la Ermita del Berrocal

Interior de la Ermita del Berrocal

Presenta planta rectangular de 31 metros de longitud por 8 metros de anchura, situando la cabecera, como es habitual, hacia el Este. El acceso se realiza desde el muro Norte mediante una puerta de arco de medio punto, elaborado con sillería granítica. Adosada a su frente Meridional (Sur) aparece una estancia de 5’5 m. de longitud por 5’5 m. e anchura, de la que sólo se conservaban parte de los muros y que ha sido rehabilitada recientemente.

Detalle de las pinturas de la bóveda del camarín

Detalle de las pinturas de la bóveda del camarín

En el exterior de la nave, flanqueando la entrada de los pies de la misma, permanecen en pie algunos muros que delimitan una estancia rectangular compartimentada de 6 por 6 metros, cuya función podría ser la de casa del ermitaño, encargado de velar, cuidar y mantener la ermita.

Dos volúmenes perfectamente diferenciados componen la ermita, el tramo correspondiente a la nave y el volumen de mayor altura que cubre la cabecera y se remata con un tejado a cuatro aguas.

Fachada Ermita del Berrocal

Fachada Ermita del Berrocal

A los pies de la nave, en el lado Norte o del Evangelio, se localiza una sencilla espadaña rematada por tres flameros piramidales. La obra se realizó en mampostería, mientras que las esquinas fueron reforzadas por sillarejo. La superposición, tanto de volúmenes como de materiales, hacen difícil precisar una cronología exacta.

En su interior destaca la pequeña sala sobre el ábside y tras el retablo, que da acceso directo a la figura de la Virgen y que responde por sus características a lo típicos camarines de la arquitectura religiosa del barroco español.

Ermita del Berrocal vista desde el convento

Ermita del Berrocal vista desde el convento

En esta estancia encontramos restos de pintura mural, perdidos en su mayor parte.

La imagen de la Virgen del Berrocal es una figura pequeña, realizada en piedra caliza o mármol, cuya descripción es la siguiente: la virgen está en pie, sosteniendo al Niño sobre el brazo izquierdo. El Niño acaricia el mentón de la madre mientras en la otra mano sostiene el Libro de la Sabiduría, descansando el conjunto sobre una peana. Muestra la típica curvatura gótica, similar a la de la Virgen Blanca de la Catedral de Toledo, fechada en la primera mitad del siglo XIV, mostrando ambas figuras gran parecido. Existe la duda de que ésta sea la imagen original. Tras un reciente estudio se llegó a la conclusión de que esta imagen era antigua. En sus inicios, la imagen de la Virgen no estaba policromada, por lo que, tras numerosos años policromada, se decidió recuperar su estado original.

La ermita del Berrocal fue durante muchos siglos lugar de culto y peregrinación de toda la comarca, debido a su fama de “milagrera”, protagonismo que perdió y que ha recuperado por ser a ella a la que se acogieron aquellos primeros frailes fundadores del Convento de San Francisco en los primeros años del siglo XVI.

Deja un comentario