Belvís de Monroy celebra el centenario de Wenceslao

Centenario de Wenceslao en Belvís de Monroy

Centenario de Wenceslao en Belvís de Monroy

4/10/2013

El Ayuntamiento promueve un homenaje al que se suman familiares y amigos del vecino.

Belvís de Monroy homenajeó recientemente a uno de sus vecinos más longevos, Wenceslao Nuevo Martín, con motivo de la celebración de su cien cumpleaños. El evento fue promovido y organizado por el Ayuntamiento, que estuvo representado por el alcalde, Alberto Alcántara, y varios concejales, a quienes acompañaron familiares, amigos y un nutrido grupo de sus paisanos.
Abrió el acto el alcalde recordando los acontecimientos más importantes ocurridos en estos últimos cien años, tanto a nivel nacional como internacional, vividos de una u otra manera por su veterano convecino. Seguidamente el hijo menor de Wenceslao habló de las dificultades que tuvo que superar su padre a lo largo de una vida llena de vicisitudes. Como colofón a tan emotivo acto se hizo entrega al protagonista de la jornada de una placa conmemorativa y de una enorme tarta que compartió con todos los asistentes.
Wenceslao nació en Belvís el 28 de septiembre de 1913, día de su onomástica, y pronto supo de las contrariedades y sinsabores de la vida, como apuntó su hijo Domingo. Siendo aún niño -segundo de cinco hermanos y contando el mayor con solo 11 años- perdió a su padre, que huyó del hogar llevándose el dinero de la venta de la pequeña finca que daba sustento a la familia. La madre, embarazada en aquel tiempo del sexto hijo, tuvo que sacar adelante a su numerosa prole, de modo que todos se vieron obligados a trabajar desde edades muy tempranas en las duras faenas y oficios del campo, hasta que consiguieron recuperar la finca que había vendido el progenitor, de quien nunca más se supo.
Ha trabajado en el campo
Vivió los tres años de la Guerra Civil en el frente de batalla, en el bando nacional, y en ella perdió a dos de sus hermanos. Luego regresó a su pueblo natal, donde se casó, tuvo tres hijos y continuó trabajando, principalmente en labores agrícolas, hasta su jubilación.
A pesar de su considerable edad, Wenceslao conserva la cabeza lúcida, aunque las piernas ya no le responden. Pasa sus días entre Madrid, Talavera de la Reina y Belvís, donde viven respectivamente sus hijos y su nuera.

 

Leído en el diario Hoy de Extremadura

Deja un comentario